20/1/17

1957: LOS COMETAS CRUZAN EL RÍMAC


Hace 60 años con la llegada de “Al compás del reloj” al circuito de cines de barrio terminó de popularizarse el rocanrol en Lima. Los jóvenes aprovechaban las proyecciones para demostrar sus habilidades dancísticas antes, durante y después de la función, ya sea en la entrada, los pasillos o encima del escenario, cuando podían capturarlo.

El anuncio de su estreno en Lima había alarmado un mes antes a la prensa, que noticiaba de los desmanes que los jóvenes causaban durante las proyecciones de la película en Europa y América:

CARETAS: «Se puede asegurar sin embargo que en Lima somos considerablemente inmunes a este tipo de contagios».

LA CRÓNICA: «Jorge Gargurevich, redactor de la primera edición de La Crónica, dice que el rock and roll no pegará en Lima. Por su parte, Hernán Velarde, quien ya sabe algunos pasos de este movido ritmo, afirma todo lo contrario. Ah, muchachos».

Juan Mesías de ÚLTIMA HORA: «¿Llegará a imponerse en el Perú el R&R? Como la pregunta la escucho constantemente trataré de darle contestación. La respuesta es: ¡NO! Y no gustará porque para bailar este ritmo se requiere del carácter sajón —extravagante y despreocupado— que admite contorneos morbosos y ridículos entre los jóvenes danzantes. Si el R&R llega a gestar acá será solamente a un reducido grupo de personas».

En ÚLTIMA HORA el legendario crítico de cine François Guzmán, un día antes del estreno, agregaba: «Los espectadores, quizás sin saberlo, serán una especie de conejillos de Indias. Terminada esta primera proyección de “Al Compás del Reloj” sabremos, gracias a estos valientes espectadores, si existe en el peruano suficiente defensa para inmunizarnos a las ´fanatizantes´ consecuencias del R&R».

Subestimaban todos lo que unas gotas de rock and roll podían producir sobre el corazón inflamable de un adolescente.





Fuente: Hugo Lévano (2012) “Así se forjó el rock nacional”, en Días Felices (Editorial Contracultura).




.