30 de junio de 2016

La leyenda de El Ácido





Con menos de 15 años de edad los hermanos Luis (guitarra) y Miguel Ortiz (bajo) formaron Gusano Rock a inicios de los 70, al que al poco tiempo rebautizan como El Ácido Rock, poco antes que Luis viajara a Estados Unidos por un año. En ese lapso, Miguel reclutó a Arturo Creamer (batería), quien solía pasar por la casa de la familia Ortiz, en la urbanización Roma (Cercado de Lima), cuando iba a ensayar a la casa del belking Raul Herrera.

A principios del 75 regresa Luis trayendo la novedad de los LP "Alive!" y "Dressed to kill", de Kiss, además de una guitarra Gibson SG, que pronto complementa con amplificadores Kustom (los acolchados) y un bajo también Gibson, que ayudaron a resaltar la calidad de los guitarristas que contaban con la seguridad que ofrecía la infalibilidad de Arturo, quien muy posteriormente pasaría a las filas de Frágil.

Convertidos en trío y con el nombre acortado a solamente El Ácido, comienzan a hacer sus pinitos en el llamado Circuito del Centro (1), un conjunto de oscuros bares que empezaban a surgir, como La Caverna y El Embassy, a donde llegaban bandas juveniles a pedir una oportunidad para actuar en vivo los fines de semana, generalmente hasta antes de la medianoche, debido a los toques de queda y la inestabilidad política de esos años.

Entonces, por recomendación de Herrera, son contratados para tocar todos los domingos en el Teatro Lima Club junto a otras agrupaciones de "hard” rock como La Araña, Vértigo, M.E.N., La Crema y Opus Dei. Pronto encabezan los avisos de las actuaciones, sobre todo desde que versionean pioneramente a Kiss y adoptan la moda “glitter” para sus  presentaciones: camisas de satén, pantalones ajustados, capas y zapatos con escarchas. 

Se lucen entonces con versiones de Black Sabbath, Aerosmith y ocasionalmente con Jethro Tull, tocando Luis la flauta traversa y con el refuerzo de algún guitarrista invitado. Inclusive viajan a Iquitos, en donde por única vez los guitarristas ensayan un poco de maquillaje en la cara (tipo Kiss). Pisan también en repetidas ocasiones la concha acústica de Miraflores y la del Campo de Marte, esta última en un concierto en el que diversos grupos interpretan el LP “Tommy”, reforzados con Juan Quea (teclado) y Manuel Montenegro (cantante).

En 1977 ingresan al estudio a grabar dos temas de Luis Ortiz para un disco de 45, con el asesoramiento del periodista Agustín Prado, pero no lo finalizan por falta de financiamiento y la casi nula de producción de discos de rock de esos años. En uno de sus temas, "Rey 2000", se transportan musicalmente a un futuro entonces lejano, el año 2000: “Recorriendo la ciudad, por todo el camino, sin reparar en lo que la gente dirá. ¡Atrás! ¡Respetad al Rey 2000!".

A partir de ese momento el grupo ingresa a una etapa de abatimiento. Alcanzan a presentarse tres veces en el programa de tevé “Música en el aire” (Panamericana Televisión, 7pm) y posteriormente experimentan (reforzados con “Tavo”, tecladista de Frágil) con sonidos más electrónicos, influenciados por la “new nave”.

Miguel se une a Vida, banda que desde mitad de los 70 actuaba con un repertorio más acústico, incluyendo versiones de Sui Generis y Eagles. Finalmente, con la partida de Luis y Miguel al extranjero, a fines de esa década, finaliza el grupo y comienza la leyenda, que en días pasados el mismo Miguel “Mike” Ortiz nos contó personalmente, durante su corta estadía en Lima, antes de su regresó a Finlandia, en donde continúa su carrera como músico. Gracias por la buena onda, Mike.  Onnea. (Hugo Lévano / Diego García Hildebrandt).


(1) Circuito al que el rockólogo Estanislao Ruiz también llamó Circuito de Camaná, al que luego se le unirían boites venidas a menos y otros locales como el Cecils Bar.

1 comentario:

Nesquik XD dijo...

QUE BUENA CRONICA DE UN GRUPO QUE VENDRIA A SER EL ESLABON PERDIDO EN LA HISTORIA DEL ROCK NACIONAL.

EL CANTO VALIENTE DE VICTOR EN EL NORTE PERUANO

Víctor Jara visitó el Perú en julio de 1973, invitado por el Instituto Nacional de Cultura. El 3 de ese mes, según este recorte del diario L...