12/2/10

LA BALADA ROMÁNTICA DURANTE LOS ÚLTIMOS AÑOS DE VELASCO

.

Allá por alrededores de 1975, San Valentín no era ni de cerca ni de lejos el feriado masivo y consumista de estos días.

Y aunque las principales discotecas organizaban fiestas dirigidas a un público mayor y solvente, el grueso del festejo se vivía en los parques verdes* de Lima que se atiborraban de las promesas y juramentos de toda la vida.


En los barrios populares San Valentín se vivía durante todo el verano y el género más esperado en el tonito del fin de semana era la balada romántica.

Solistas en la cúspide de la popularidad como Lucy Watanabe, Rholando del Castillo, Edith, Betty Missiego, Yoshi & Luigi, etc., y claro no podiamos dejar de lado a los grupos nacionales como Los Pasteles Verdes de Chimbote, Los Charles de Huaral, Los Radiantes de Mala, El Grupo Celeste, Los Beatnik's, Fugitivoz, Los Dinámicos, Los Sander's de Ñaña, Chester & Su Grupo Fiel, etc., que acostumbraban editar sus discos en la mayoria de casos con una balada a un lado y una cumbia al otro, tratando de igualar las ventas que lograban los grandes baladistas extranjeros como Camilo Sesto, Paloma San Basilio, Dyango, José Jose, Estela Nuñez, Miguel Gallardo, Rocio Jurado, Manolo Otero, Roberto Carlos, etc.

Estas son tres estupendas lentas** nacionales de boga por esos años, de alrededor de 1975, temas cursis que nunca fallaron al invitar a la pareja a bailarlos a media luz.

Si Ud. no tiene miedo a las huachafadas (el amor es cosa de valientes) tal vez se anime a bailar estas lentitas por estos días.

Garantizamos 100% de Efectividad en todos los géneros.















.

* Claro...y no las de cemento que existen en nuestra Lima de ahora.

** Expresión que se utilizaba en los tonos de los setentas y que identificaba a los temas en ritmo de balada.

.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindísimas canciones, felicito al que ha creado este blog, cuánta añoranza de nuestra niñez y juventud en nuestra querida Lima de los años 73-76, ojalá ahora se crearan buenas canciones y melodías como éstas. Mil gracias por hacernos recordar los mejores tiempos de nuestras vidas.
Atentamente, Pedro