23/4/16

Los Saicos, 1969

.
Escribe: Dyego Beatfolk

“En busca del sitial que dejaron, los Saicos retornan después de cuatro años”, así titulaba un artículo en un suplemento a gogo que salía los sábados en Lima,allá por 1969.




A pesar que ahí se decía que de la formación original sólo quedaba Erwin,analizando la foto que acompañaba el artículo se puede reconocer a César “Papi” Castrillón,hacia el centro, con un bajo; hacia la izquierda, con una guitarra, está Alex Rodríguez, que provenía de los Dreams; Erwin está al extremo derecho y sentado en el suelo Jorge Blondet.


En unos párrafos se lee: “Los continuos ensayos ya han afianzado a los cuatro jóvenes y sólo queda esperar su reaparición en televisión.”


“…En los cines céntricos,escenarios de las matinales,los Saicos eran ídolos indiscutibles,no había ningún grupo que pudiera hacerles carrera.”


“…Erwin Flores,el cantante, ha decidido ahora volver con el mismo estilo-“con algunas innovaciones”- para intentar suerte de nuevo…”


“Tres jóvenes limeños lo acompañarán en las canciones. Todos ellos son “Los Saicos 1969” como los ha llamado ya alguien.”


Todo indica que esta formación fue la que grabó el 45 rpm de “El Mercenario” y “Un Poquito de Pena”, pero quizá Castrillón fue reemplazado en el bajo a último momento tal como nos precisó un día Pancho Guevara.


Mirando la foto, por un momento creí que la guitarra que sostenía Alex Rodríguez era una Hallmark Sweptwing, un modelo ultragaragero de los sesenta, pero puede tratarse más bien de una Eko,una Teisco o una klira,no se distingue bien.


Lo que sí resalta en la grabación es el uso de una doce cuerdas en ambos temas, convirtiendo a “Un Poquito de Pena” en un casi folkbeat neto, imposible no pensar en los Byrds cuando uno la toca en la guitarra. Sin duda se estuvo bajo la influencia de los Beatles y el uso de la guitarra de doce cuerdas le da ese sabor Byrdmaniano.


Y de “El Mercenario” qué más se puede decir sino que en transgresión va más allá que el mismísimo “Entierro de los gatos”, llevando la joda a altísimos niveles para escandalizar al respetable.
Recuerdo cuando Lucho Berrocal, miembro de nuestro fanzine Sótano Beat, nos mostró el 45 por primera vez, allá por el 2005 ó 2006. Sinceramente, es posible que nadie más tuviera ese disco, dadas las habilidades de mago de este coleccionista de vinilos. No sabíamos nada de este bombazo final de Erwin Flores.


Tuvimos que darnos prisa para incluirlo en el cd del número seis de Sótano Beat en el año 2006, como una absoluta primicia, antes que nos la arrebataran. Hoy en día el tema circula por toda la internet y pocos saben o ya nadie se acuerda del mérito que le correspondía sobre todo a Lucho Berrocal, que sabe tantos secretos de la historia del Beat y Rock nacional, un coleccionista asombroso que siempre tenía el dato preciso. Berrocal me parecía un Face, es decir uno de esos mods más importantes, con la mejor colección de vinilos y 45, los mejores libros, etc.,con esa atención por los pequeños detalles, las finuras especiales y los infinitesimales matices estilísticos,y que por supuesto odiaban la comercialización.


Que “El Mercenario” y su lado B “Un Poquito de Pena” sea un 45 rpm, un single (al igual que todos los temas de los Saicos) eso es algo característico de una auténtica banda de garaje de los sesenta, en la tradición de aquellas que uno puede escuchar en las famosas colecciones del género, como el volumen doble de los Nuggets,de Lenny Kaye del año 1972, las decenas de volúmenes de los maravillosos Pebbles del genial Greg Shaw, o los imprescindibles Back From The Grave de Tim Warren; es decir la misma tradición de aquellos raros artefactos de los midsixties o de la primera era psicodélica, que se revalorizaron con el paso del tiempo y se redescubrieron tras verdaderos esfuerzos de trabajosa arqueología.




No hay comentarios: