20/7/13

El estreno de “Fiebre de sábado por la noche”




Ni la gripe aviar ni el AH1N1 afiebraron tantos peruanos como el estreno de “Saturday night fever”, acontecido un día como hoy de 1978 en el cine Alcázar (1).

El arribo oficial de la música disco revolucionó la vida diaria local con sus zapatos de plataforma, ternos de dos botones, bola de espejos, camisas de cuello ancho y los vestidos con vuelos vaporosos que no tocaban el piso mientras se bailaba. Por no mencionar a las insufribles canciones que la radio repitió una y otra vez hasta el aburrimiento y que provocó la cohesión del movimiento punk local que culpaba a Travolta, Donna Sumer, Van McCoys, Village People y al boogie de todos sus males.

Hasta una casa discográfica local adaptó el ícono de la RSO –los administradores de las grabaciones de las películas Saturday Night Life y Grease– a un torito de Pucará. 




Los que salieron fortalecidos de la influenza fueron los músicos locales de rock, cumbia y hasta huaylas, que sumaron el novedoso sonido a su repertorio, ya sea como cóvers o temas propios.
 

Por ejemplo, orquestas como la de Víctor Cuadros y Enrique Lynch –integradas por maestros instrumentistas– alegraron las noches de baile con sus bien logradas versiones, grabando varios LP dirigidos al amplio mercado tonero.




Cuando se pusieron de moda los patines, el grupo nacional The Rollet’s sacó un LP en la onda roller boogie de donde se extrajo la canción Más Más del año 1980, con la voz de Malena Calixto arropada por los coros de su hermana Nancy, Giovanna Reynaga y los instrumentos de Saúl y Manuel Cornejo. Y en sus presentaciones llegaron a participar varias estrellas rockeras de los 70.




El extranjero sonido fue adoptado también por los reyes de los tonos: varios grupos de cumbia peruana versionearon los hits del momento. Fue el caso del grupo Celeste, que se animó a dejar en vinilo su interpretación de Grease en inglés y en castellano, uno de los más pedidos en sus fiestas.



Y a nivel del huaylas duro que se baila en zapatos con tacón, el histórico guitarrista de Los Campesinos, el maestro Wilfredo Quintana A., entró a la onda de los ternos blancos y compuso el huaylas-disco “El travoltoso”, temón ideal para tardes de cortamontes y jalapatos a fines de los 70. 

La canción resulto más exitosa en Ecuador que acá y es recordada siempre en la tierra de los pasillos. Acá la dejamos en dos versiones, el original interpretado por Los Bravos del Ande y la versión para discoteca (2) (hh).








(1) Estrenada originalmente en Nueva York el 14 de diciembre de 1977.

(2) Al maestro Wilfredo Quintana lo pueden escuchar este 28 y 29 de agosto en su presentación con Los Campesinos. Si le piden, tal vez se anime a interpretar “El Travoltoso” en vivo. Más información al respecto en Teleticket.
.

1 comentario:

carlos reinoso dijo...

no debemos olvidar tambièn la contrarespuesta al fenòmeno travolta-grease del magnìfico trovador andino con su single de 1979 : el cholo macho,original de deogracias rebaza editado por sonoradio y donde hace incapiè en como el pueblo peruano ha olvidado el huayno, marinera etc.. por causa de esta pelìcula.

un saludo desde valparaìso, chile