Yo soy “El Troglo”… ¡Y qué hay?

.
Bajo este título, en junio de 1972, Jean Paul “El Troglodita” escupió algunas verdades al statu quo de la época, con la autoridad moral que le daba ser un auténtico ciudadano del rock.

El, llamémosle, manifiesto fue publicado en una revista local* junto a una entrevista al insurrecto músico, con motivo de la reciente publicación de su LP “Vudú”.

Transcribimos a continuación el inestimable documento, que sugerimos leer escuchando sus canciones “Vudú” (a la cual hemos añadido una versión a capela que Jean Paul nos regaló el 2002, de un tema de su banda peruana favorita) y “Llévame a la luna”.

Para quienes toman la vida en serio, pobres diablo,
se asfixian en corbatas, se suicidan en los comunicados oficiales
leídos muy de mañana entre la tostada jamás ennegrecida
y el café nunca dulce ni amargo,
para quienes dicen es un placer, lo siento mucho
y se lavan los diente con Odol
antes de hacer el amor:
yo soy El Troglodita y me río de ustedes. 

Antes me daban asco: ahora los he borrado,
los presiento en los noticieros y 
detrás de los avisos clasificados,
así que huyo de los noticieros
y los avisos clasificados terminan en el baño.
Me río enormemente de sus preocupaciones
por cortarse la cutícula, de sus miedos
por tener el fundillo lustroso,
de su pánico por ser cornudos. 

Yo soy El Troglodita y sé, con absoluta convicción,
que la vida es un vacilón,
que en cualquier momento te puede caer un bombazo
y que todo se puede ir, descomunalmente, al cuerno.
Por eso es que a veces, colgado de un cigarro,
veo las cosas claras:
una desmadejada comprensión,
un acceso furtivo a las regiones más transparentes,
la generosa lasitud desde la que ya no los odio,
desde la que se me aparecen completamente patéticos;
porque, no hay coartadas que valgan,
ustedes se me aparecen calatos y miedosos, como son;
colgado de un cigarrillo siento que hay
un pantano que la gente atraviesa
y que de pronto el pantano se empieza a secar
y mientras más fumo más se seca
y pienso que la increíble flor que estoy viendo
está hecha de ahogados,
tiene la salud de la muerte,
está hecha de ustedes
y cuando la quiero agarrar todo es muy lento,
como siempre, mi mano se demora
tanto como el transcurso de las estrellas,
como el pedito del señor Eolo.

–¿Qué significa el pelo largo?
–Para mí es un gusto y una liberación.

–¿Y las mujeres?
–Maravilla… polvo cósmico.

–¿Qué es eso de la concentración para cantar?
–Poner la mente en blanco, estar tranquilo. Cuando salgo cojo un punto de concentración y miro ahí. Me empiezo a meter en la canción; en ese momento la canción es una burbuja o un útero, como quieras.

–¿Y la histeria?
–Aquí no se puede lograr. Hay muchas inhibiciones. Aquí la gente va a un sitio a tragar y si ven a un artista jamás se pondrán en la onda del “ayyy”, y la vaina. Además, tiene que ser una histeria colectiva y para que suceda eso tiene que haber un apelotonamiento –no un apelotudamiento- de la gente. Hay que lograr que tu aura, tu cuerpo astral se proyecte hacia la gente. O sea, una corriente eléctrica del ajo.

–¿Esa es la onda del arrebato?
–Más o menos.

–¿Igualito no es?
–No. Arrebato es agresión, es perder la identidad pero para mal. Es volverse a perder.

–¿Qué opinas de los viejos?
–Bueno, hay distintas clases de viejos. Hay viejos inteligentes: son los que aceptan su derrota. Hay viejos insoportables: son los que pretenden meter gol cuando acabo el partido. A mí los viejos –o sea, los mayores de 40- me caen muy simpáticos cuando aceptan la dictadura del “proletariado”. Espero tener la suerte de morirme a tiempo.

–¿La locura es tan necesaria?
–Tan necesaria como el papel higiénico. Un poquito de locura no le hace mal a nadie.

–¿Sigues fumando marihuana?
–No me gusta fumar marihuana.

–Bueno, hay mucha gente que hace lo que no le gusta. Como trabajar.
–Nadie dijo que no me gustaba trabajar.

–¿Te gusta esa canción “Onstá la yerbita? [de los Destellos].
–No. Pienso que podría haber estado mejor

–Tú la hubieras hecho mejor…
–Tal vez.

–Con más derecho.
–Ja.





*El autor de la nota probablemente sea el reconocido periodista César Hildebrandt.


Comentarios

ROMAN PALACIOS ha dicho que…
yo conocí a Tellería.....y lo conocí cuando todavía no vestía con ropa atrigada.....era como uno mas de los aspirantes a hacerse un nombre en el ambiente...todos con sus ternitos, corbata y bajo el sobaco su carrete con una cinta que contenía su play back....esperando se l tom en cuenta y cantar e el mejor de los casos un par de temas.....el esperaba igual que nosotros, un espacio y poder mostrar nuestros "encantos".........cuando, despues de un tRabajo sistemático, organizado, arduo y temerario logramos conocer el exito, telleria se transformó y se "atrigo" y se bautizó como EL TROGLODITA....lo conocí, antes, durante y despues de su "ocaso"...he compartido noches y amanecidas de borracheras y de risas y alegrías....pero no me aporto nada ni intelectualmente ni como nada......lo que decía era fruto de su fantasía...como que ante el "exito" que eltuvo, mag junto a pablo luna, walter paz, pacho aguilar, jesus vilchez y roma palacios como LOS YORKS, para hacerle la competencia.........disculpen pero esa es una mentira ma grande que el estadio naCIONAL.....LA HISTORIA REAL TODAVIA ESTA POR DESCUBRIRSE Y MUCHOS DE LOS TOTEMS, CAERAN.
Anónimo ha dicho que…
yo lo llegue a escuchar por primera y unica vez en Radio Nacional en el programa de Cucho Peñaloza " Transito " meses despues el falleceria

Entradas populares