AVISOS DE MATINALES A FINES DE 1969


Por más que se busque, parece imposible hallar algún decreto del gobierno dictatorial de Velasco (1968-1975) en contra de las Matinales, aquellos conciertos de rock realizados los domingos por promociones escolares para recaudar fondos y/o por empresas privadas con fines de propaganda.

El único acto comprobado de la dictadura militar que las afectó indirectamente, fue la infructuosa arremetida que se dio a las pocas semanas de iniciarse el gobierno (en medio de la conmoción por la nacionalización de la IPC), cuando se buscó involucrar a los chicos-bien y algunos músicos con el narcotráfico. Momento crítico que pasó rápidamente. Luego, la vida musical volvió poco a poco a su normalidad.

Como se observa en estos avisos periodísticos de fines de 1969, las Matinales de rock continuaron sus actividades públicamente durante el cambio de década, a pesar de estar ya en repliegue ante la arremetida de las preferidas Fiestas Psicodélicas.

Un par de años después, nuevas leyes que impedían a los colegios privados organizar actividades de lucro debieron de ser un tiro de gracia para el agonizante negocio.

Eso sí, la mano dura de la policía contra los pelucones y las menciones agresivas por parte de las autoridades contra los "hippies drogadictos" fueron repetidas, llegándose al extremo de impedir varias actividades (como fue el caso del concierto de Santana).

Pero de prohibir las Matinales, nada. Es más, la Junta Militar podía escuchar a un grupo de rock sin despeinarse…












.

Comentarios

Entradas populares