30/10/08

BEAT-ARTE

.

Texto editado originalmente en el Sótano Beat N° 7 - Primavera 2007


.
AL ESTE DE LIMA


Atrás quedo aquella aventura infantil de la banda de los legendarios Hnos. Silva (Cuenta la leyenda que en los sesentas, alguno de ellos formarían una banda llamada Las Guitarras Reales – ¿Quizá también Las Guitarras del Diablo en el 59-60?), la travesía de Lucerito Barcenas (¿Cubana-peruana?) cuando en la fiesta de fin de año del 31 de diciembre de 1956, se paró al frente de una Orquesta tropical para mandarse un sonoro y frenético Rock & Roll en el emblemático Grill Bolívar y la esperada motivación para su consagración musical del “insolente” y referente obligado Mike Oliver acompañado del preceptor Eulogio Molina con sus Rock & Rollers, etc.

Quedaron también los alborotados sesentas y por ende se fueron al olvido bandas míticas como la de Walter Ugarte & Sus Picapiedras, las famosas matinales, la incursión esporádica del Trovador Andino escoltado por E. Delgado Montes en la “movida”; el emblemático Tennis Club, las Pampas Girls Club (Minifalderas y discotekeras o las llamadas “grupies” de los sesentas), los famosos y asalariados “fúnebres” (Sí, aquellos “guachimanes” uniformados de chamarras negras con esvásticas que rondaban en ciertos locales cuidando el orden en las entradas y salidas en las tocadas nuevaoleras). Aquellas famosas Chicas del Country (La Mona, Azucena, la chata Blanca mas conocida como la “señora de las aguas”, amigas famosas y cariñosas de los Hnos. Larrañaga), el legendario Restaurant Rico-Rico (Actualmente es una imprenta) donde se reunían la flora y fauna de la música de aquellos dorados años inolvidables,

Tiempos en que Richard Camp (Olvidado por su generación que lo vio cantar, actualmente lejos de todo ese esplendor, divaga por el Centro de Lima, sin que ningún “hermano artista” le brinde ayuda alguna) se divertía con su “Déjenme en Paz”; desde el norte frontera llegaban simbiosis extrañas con Los Elard’s (Piura) - Oskar Reyes & Sus Astronautas ¿Los Estudiantes? (Tumbes), asimismo descendían hacia la Capital Los Primos (Jauja) - Los Feos (Campamento Minero Los Plomos-La Oroya) y desde el fortín del Titicaca se hacía notar una banda oscura denominada Los Jocker’s o aquella versión especial en nuestro idioma materno del impredecible JF Ninapaitan Huayta, siguiendo los claros ejemplos de la imponente Ima Sumac y del gran Pipo Avalos

Asimismo los rugidos inicios de los setentas con El Alamo, Elisa Díaz & El Ayllu, Serenade, La Super Onda, Telegraph Avenue, Smog, Las Lluvias-banda nisei femenina, Isótopo de la Naranja (Augusto Castro Rey & Ricardo Tenaud), El Opio, Litta & Group, Los Darling’s (Huanuco), etc. y toda la pléyade musical de un lustro que daba paso a una “breve mutación del Rock” que se veía venir a pasos agigantados.

En estos casos la sinergia no hacia efecto en esta tendencia musical… claro la “reticencia peruana” volvía hacer “devastadora” en nuestra onda musical...

En escena Los Escombros, legendaria banda vitartina.







LATEANDO SOBRE MIS PASOS...
(Una retrospectiva desde Vitarte En El Oscuro Lustro 1975-1979)

(Local intro)

Esta sustanciosa nota responde a lo que yo a partir de mis once años (‘74) pude ver, oír y sentir, toda esa onda musical-emocional (infantil-juvenil) desde Vitarte, una localidad que hasta 1979 fue para mí un paraíso; aun con su problemática, donde casi todos nos conocíamos porque convergíamos casi en la misma escuela primaria (D.F. Sarmiento N° 407), también existían otras (la 428, el 1134, Nuevo Vitarte, 1142, INEI 46, Edelmira del Pando y Colegio Nacional de Varones, estos tres últimos de nivel secundaria, incluyendo asimismo al colegio religioso La Merced). Estudiábamos en doble turno, a las doce y media íbamos a casa para almorzar y regresábamos a las dos para salir a las seis de la tarde. También recuerdo que hasta el segundo año de primaria utilicé el uniforme comando (pantalón, camisa, corbata, cristina, su respectiva insignia, disco y galones azules; en la secundaria eran rojas; chompa azul; si eras policía escolar tenías más detalles; las jevitas también tenían el suyo, etc.). En cada desfile escolar por fiestas patrias o por el 4 de agosto (aniversario del distrito) se respiraba una rivalidad entre los colegios de secundaria (INEI 46 y CNV). Asimismo, había personajes ambulantes, como uno que se hacía llamar “Chopy”, el cual hacia sus ventas con adivinanzas y diariamente salía con ofertas que eran el “deshueve”; los escolares vitartinos de aquella generación lo recordarán por siempre y quizá también a otros como el popular “Ñato” que alguna vez participó y ganó una carrera de heladeros en triciclos; etc.


No ha sido nada fácil saber lo que sucedió por esos años musicalmente hablando; he tenido que indagar mucho, pero con algo de fortuna conseguí algunos puntillazos: Se sabe que en cuanto a música, la leyenda habla de un famoso Grupo Vitarte (Marchand, Contreras, Hermanos Andía, etc), y que en los cincuentas nace la primigenia Orquesta de Fermín “Miguelito” Valdez, incluso cuentan que de vez en cuando por la Calle Central existía una “manchita de rock’n’roleros” (Hnos. De la Puente, Pepe Ramírez, Luis Rueda Cucho, Hnos. Peredo, entre otros) que se paseaban “jodiendo” a las hembritas y alborotando el ambiente por la zona del Cine Vitarte; así también se forman otras agrupaciones, una liderada por un personaje de apellido Chacaltana, otra banda pero con perfiles de cumbia Los Pachacha, que era integrada por los hermanos Oropeza. Y dos que tenían más tendencia al rock; una formada por los Hermanos Pérez que eran del barrio Industrial llamado Los Escombros (venían de una formación anterior llamada The Travelin’ Band), que en realidad era una banda de la “mancha nisei-tusan” (entiéndase Dorado Nisei, Los Zig-Cero, Delai Alamos & Los King Stays, Los Dragones, Arco Iris -banda femenina-, Fresa Nisei, etc.), pero bi-distrital (Vitarte-Barrios Altos, 1969-1975 con Fabián Pérez, Jorge Nakashima, Walter Lee, Sebastián Pérez, Jorge Panicia, Luis Uribe, Jorge Cervantes y Lily Perez) y musicalmente versionaban a We All Together, Los Saicos, Santana, etc., incluso llegaron a plasmar dos 45 rpm, difundidos en “La Juventud Peruana se eleva y triunfa” por Nelly Mendívil.

Y la otra denominada Los Ovnis (1966-1970, con Hernán Huapaya S. “Kiko”, Darío Ramírez, Víctor Puemape F., Luís León P. y José Ramírez “Fofo”) provenientes de las calles Ferrocarril y 26 de Mayo. Refieren que ellos se presentaban imitando a Los Dolton’s, Shain’s, York’s, Belking’s, Silverton’s y a los americanos The Ventures, utilizaban fuzztone y percusión para fusionar otros ritmos; jóvenes de la época recuerdan que en alguna oportunidad en la Plaza de Armas se realizó un mano a mano entre Los Ovnis y Escombros. Otros recuerdan clanes o clubes juveniles como The Leopard’s que llegaron a organizar históricas presentaciones en el emblemático Estadio “Andrés Bedoya Diaz”, donde las bandas vitartinas “teloneaban” a recordadas bandas limeñas como Los York’s, Shain’s, Silverston’s, Golden Star’s, Michigan’s, Dakotas, etc. (Lamentablemente el estadio esta en peligro, en pleno Marzo 2008, “los amantes del cemento” están tratando de ¡¡¡destruirlo para construir!!! dicen un Hospital, que tal demagogia; y el execrable señor alcalde de Ate-Vitarte no dice ni mierda, claro que sabrá de política deportiva este individuo NO VITARTINO, a propósito x el apellido será familia de aquel otrora arquero del Deportivo Municipal de finales de los sesentas).






Así también poetas como Ricardo Rodríguez Ríos “Rikardo” y personajes como Rodolfo Jiménez más conocido en esta localidad como “Tato” que era un músico de apoyo en todos los géneros, etc. Cuentan también que en las kermeses o fiestas promocionales de la secundaria sesentera, algunas veces llegaron a presentarse Jean Paul “El Troglodita”, Los Dolton’s y otras bandas limeñas. Quizá nos olvidemos de alguna banda sesentera vitartina, pero…en los setentas emergieron otras formaciones como Los Satélites, Los Benson’s, Zumbabae, Los Hnos Rojas, Gema, una liderada por un tal Kobashigawa, entre otras.


Asimismo equipos de fútbol como el Escuela FBC (equipo que tenía al excelente jugador Rafael Valdez Rebatta apodado “Cubano”), Sport Vitarte (con el mítico Andrés Bedoya), Relámpago FC (Pablo Muchotrigo que llegó a jugar en el Cienciano), Estrella Vitarte, Acosvinchos (hoy en Segunda Profesional), Chacarita Vitarte, San Roque, Central Vitarte, Góndola, Alianza Vitarte, Bellavista FC, Estudiantes Vitarte, etc.

Difusamente recuerdo desde el Jardín de Infancia (entre mis cuatro y cinco años), que en el último lustro de los sesentas se instalaron parlantes en los postes a lo largo de la Calle Central, algunos aseveran que la música provenía de la Biblioteca Municipal. Asimismo, la puesta de un cuadrilátero donde algunos se “mechaban” para ganarse “alguito”, la gente que asistía continuamente a la pelea siempre se animaba a apostar, etc.

En el añejo Parque de las Culebras, la municipalidad se encargó de instalar un proyector tipo cine, creo que como parte de un programa de distracción para la Comunidad y como anticipo a la participación de nuestra selección en las eliminatorias del 69 y de la llegada del hombre a la Luna.

Los Ovnis.

De los históricos cines tampoco ya no queda nada, eran tres y “uno más”: El Cine Vitarte (que en sus inicios llegó a funcionar la Universidad Peruana González Prada, donde “conferenciaban” Haya de la Torre con Mariátegui y donde, algunos cuentan, de vez en cuando se presentaban artistas de diversa índole), el Cine Floresta, el Cine Estrella y el mini-Cine Coloso de la Parroquia (Metropulga). Actualmente, uno está convertido en un templo de una secta religiosa, otro en casa de familia, el tercero está abandonado y el último que quedaba al costado de la Iglesia Santa Rosa, fue reestructurado.

De la famosa Cámara de Gas de Vitarte que quedaba en la esquina de la Calle Central y la Calle V.L. Márquez, no queda rezago alguno. Había un personaje llamado “Chato”, sí, un canillita obeso y manco, de edad avanzada que se “divertía” caminando por todo los barrios vitartinos, voceando rotativas como la Última Hora, La Tercera, La Prensa, La Crónica, etc. En el llamado Coliseo de Vitarte (ahora convertido en una dependencia de la Municipalidad), se presentaban Poppy & Sus Pirañas, Los Ecos, Los Rumbaney’s, Los Diablos Rojos, Los Beta 5, etc., así como también muchos conjuntos folklóricos. Cuentan que mucho antes allí se realizaban las celebradas y recordadas fiestas de carnavales.


También uno se acuerda de ciertas cosas o canciones que van ligadas más al ciclo de la secundaria: recuerdo que compraba “mis 45’s” o la Enciclopedia Venciendo en la Librería Andía (hoy transformada en un salón de belleza); y además existen coyunturas que uno los enlaza con nuestros juegos de barrio o de primaria como “la blanca paloma”, “la chanca la lata” (salve mi compañero), “el lingo”; o con productos como los helados Caravana (D’onofrio), los chocolates Muggí y Golazo (Motta), los chupetes Picolini; o la ilusión de las primeras enamoradas (o los famosos helados de invierno de producción casi casera). Incluso programas ómnibus como Danzas y Canciones del Perú donde alguna vez se presentó el chimbotano Herbert Novoa, aparte de programas cómicos como El Tornillo con El Poeta Hippie o La Tuerca y series como El túnel del tiempo o Viaje al fondo del mar, etc.

Los sesentas habían traído la moda de los pantalones acampanados, de las correas anchas y los zapatos makarios entre otros accesorios. Quién no recuerda la rica Pasteurina, Bimbo, Kola Inglesa, Canada Dry, Bingo Club o aquellas revistas (que en algún momento alquilaba acompañando a mi madre que ofertaba dulces y helados a la salida de los escolares) como Korak, Hopalong Cassidy, Yamba, Gene Autry, etc., el juego de las bolitas a uno y tres hoyos, asimismo (con respecto al agua) hasta los setentas uno podía saciar su sed de manera natural tomándola de las mangueras que uno encontraba en los parques o jardines de los barrios sin peligro alguno para nuestra salud, en fin… ah y cómo no recordar la junta y el cambio de las “figuritas” para llenar nuestros álbumes; nuestros cursos como El Niño y la Salud o Educación por el Arte; las famosas frases de “chócala/córtala pa’ la salida”, “¿Sí juan?”, o “la pisadita de la saliva”. Otro regocijo invalorable para nosotros era el paso del tren, incluso sabíamos que ya estaba por acercarse cuando acomodábamos el oído en la línea férrea; así como otros pasatiempos ya perdidos para las generaciones modernas. También las famosas levas que hacían correr a nuestros hermanos mayores “por llevar simplemente el pelo largo”. ¿Alguien recordará el significado de cuando dos personas hacían fuerza y jalando a la vez al unir sus dedos meñiques? ¿o si alguien sabía que Baldor era cubano? ó ¿Quién no recuerda cuando niños se nos atascaba el cierre del pantalón con la “telita” o nuestro prepucio? Dolía como la conch…

Para darles una idea, “hasta 1979 la población neta de Vitarte o sus fronteras” era hacia el oeste con el grifo Tokio, Los Rosales y el glorioso barrio 26 de Mayo, al norte con el Cerro Candela y el famoso Fundo Barbadillo-Cultura Lima (Catalina Huanca-Vista Alegre), más al este con el floreciente Nuevo Vitarte y La Esperanza y al sur con el barrio Bellavista, la línea férrea o el río Rímac. Algunos de estos parajes naturales eran perfectos en los “días de paseo” o cuando uno se hacía la vaca o se tiraba la pera. Estos “ya no existen”, declinaron ante tantas invasiones.

Alguna vez en mancha, llevando nuestro “richi” íbamos a “huaquear” a "La Longuera”. Ir al río era otra aventura inacabable, a veces la vaina era cruzarlo (más aún en las “crecidas” o nadar como el salmón), eso a veces se convertía en un reto, apuesta o en un juego de “chunchos” que terminaba de vez en cuando en una real bronca. Otra correría era el hecho de ir a volar cometa en “descampados” que hoy son ocupados por asociaciones de viviendas (Santa Teresa, Villa Vitarte, Nuevo 26 de mayo, Porvenir Vitarte, etc.) y a lo largo de la vía del ferrocarril.




Mas allá (o dentro) de estos linderos existían barrios como San Roque, San Andrés, Establo Ceres, Nuevo Vitarte, Tilda, Las Vegas, La Cruz, Huanchihuaylas, etc., y algunos puntos como zona industrial, pero la mayoría a lo largo de la extensión de la Carretera Central era ocupada por terrenos de sembríos, es decir habían más áreas verdes. Ir de Vitarte a Lima era casi un viaje interprovincial y la sentíamos muy lejana.

Convendría a nombrar algunas recordadas líneas que desaparecieron con el tiempo, sus periplos comprendían desde Lima hasta por ejemplo: El Comité-88-M (Granja Azul), C-1-M y C-4-M (Chosica), C-30-M (La Cantuta-San Fernando), C-40-M (Sta. Eulalia-Callahuanca); y la legendaria Línea 92 (Maranga-La Capitana). También alcancé a ver aquella línea Chosica-Ancón-Chosica, la cual era considerada una ruta interminable.




UN HUAYCUMROCKER EN COMANDO
(La visión de un escolar en tiempo beat)

Pero, quizá la época que yo más rememoro es a partir del último año de primaria (’74), ya más consciente con respecto a lo musical, recordaba temas pero ahora con más atención como Blosson lady, All along the watchtower, You really got me o el superconocido tema de Los Dolton’s "El último beso", etc., puedo equivocarme en la exactitud del tiempo, pero algunos detalles de los datos recién los pude saber años más tarde (’79), lo que sucede es que en algunos tonos las escuchaba a cada rato.

De los locales de fiesta que yo frecuentaba regularmente, tampoco ya no queda nada, es decir, el famoso local tonero Miguel Angel, ahora convertido en una Casa Comercial Ferretera o aquel otrora Local Social que quedaba entre el célebre Parque de las Culebras y la Iglesia Santa Rosa.
Contrariamente a lo que opinan muchos, personalmente considero que en este periodo (75-79) sí hubo “movimiento rock”, pero la mayoría de bandas no llegaron a plasmar vinilos por la imbecilidad de algunos asesores gubernamentales o de “gerentes que solo aprobaban de acuerdo a sus gustos musicales”, y que prohibían cantar en inglés (si era una canción de amor podía ser en nuestro lenguaje, pero si era un tema político o algo que jodía los ideales del gobierno tenía que ser otro idioma). Algunos otros lo hicieron pero lamentablemente de aquellas producciones no queda casi nada. Muchos músicos rockeros, para guarecerse, llegaron a participar en otras tendencias que si bien le revertían en lo económico, en lo musical no se sentían muy a gusto. Caso contrario sucedía con las bandas tropicales o mixtas que por obras del destino se mandaban hacia el cuestionado rock, adjetivándolo también en denominativos como beat, soul, balada pop, disco, etc. (pero no bajo la categoría que quisieran los puristas, aquellos que no son conscientes que vivimos dentro de un zafarrancho racial, tal como afirmaba el escritor de tendencia anarquista Manuel González Prada).
Personalmente, sostengo que las bandas se llegan a formar por gente ya predestinada; en mi caso o mejor dicho a mí alrededor no sucedía nada. La mayoría solo nos limitábamos a escuchar, pero había momentos en que yo deseaba formar parte de esa música aunque dadas las condiciones en las que vivía me era un poco difícil; evoco con mucho cariño cuando a mi madre le comenté algo sobre el tema y ella me respondió que de niña había sido Wuayliya (danzarina de Motivo Costumbrista Ayacuchano) y al menos a partir de esa pequeña dilucidación, traté en lo posible de reunirme con patas o amigas para hablar más de música y de otras artes. De niño fui un poco selectivo para tener amistades; “musicalmente” solo recuerdo al “chino” Arteaga (+), Mólgora, Robertson, María del Pilar y a Elsa (+) y algunas remotas amistades que ya no llegan a mi memoria (la cual siempre fue ligeramente débil).




Alguna vez visité la casa de María del Pilar (’77) donde por primera vez vi LPs de Ramones, Mike Oldfield, Pink Floyd, Shirley & Company, Blondie, Yes, The Door’s, Wanda Jackson, etc. Hasta ese día solo había visto 45’s y unos LP pero no de los citados. No obstante, aquel material no era de ella, si no de su hermano mayor (su padre los traía para él, sin embargo él los tomaba con mucha indiferencia, eso me lo hacía saber él mismo al momento de querer entablar alguna conversación sobre el tema). Yo pensaba que esa música era lo que yo escuchaba diariamente en las radios. Pero no era así, muy pocas emisoras (por no decir ninguna) pasaban esas versiones, más era en los tonos que sí las podías escuchar pero no sabías quiénes eran. A los pocos meses, intrigado, pero ya con más sapiencia musical vuelvo a visitar a esta amiga y le pido que me preste algunos de esos LP’s a lo que ella me entrega al azar tres de ellos y me encontré con un artista que desde más chiquillo no daba. Sí, me entregó un LP de Bob Dylan y al fin, a los 14 años supe quién era y me preguntaba por qué no sonaban sus temas; esa respuesta recién la pude ir carburando personalmente porque ni en el salón de clases ni en el barrio se sabia nada de él, claro yo escuchaba en mi radio Philips AM-FM la rica cumbia del Grupo Naranja, a Andrea True Connection, al ex-Botines Camilo Sesto o a Los Charles, pero eso sí, nunca llegué a entender la configuración del rock, especialmente por esa década.

Tras este breve repaso, opino que un lugar a investigar sería al que considero Lince del Este, un espectacular barrio musical por excelencia llamado Ñaña, de ahí nacieron o se formaron más bandas cumbiamberas (algunas se iniciaron con tendencia beat) muy conocidas como Los Sander’s, Costa Azul, Los Blue King’s, Bossanova 107, Cielo Gris, el Grupo Celeste (del cual formaba parte el vitartino Carlos “Calín” Calderón Cáceda), etc., y no podíamos olvidarnos de Los Santaclareños una banda del barrio de Santa Clara.


EXEGESIS
Buuueeeno, en fin, aquí arranco con mi versión desde Vitarte, zona epopéyica por su lucha por las ocho horas allá desde los lejanos 1909-1919, teniendo como primer mártir a Andrés Vilela y como fortín a la otrora Fábrica Textil Vitarte (luego adquirida por Inca Cotton Mill) y al final Cuvisa, de cuyas históricas instalaciones solo queda una vieja e inmensa pared (pronto a ser derribada por la dictadura del cemento y del presente).

Corría el año 1974, cursaba el quinto de primaria; si mal no recuerdo en años anteriores había tenido la ocasión de ver en vivo algunas bandas de cumbia. Los York’s habían retornado para editar su último 45 rpm y el dúo de Regina-Joe versionaron "You make me feel" (mighty real) bajo la “producción” de nuestra Diana Garcia; hacía más de un año la serie mexicana-peruana de Los Hermanos Coraje la habían hecho en sintonía o rating desde Río Escondido con Julissa (ex vocalista de la banda mexicana Los Spitfires), Jorge Lavat (el que popularizara “Desiderata”) y Fernando Larrañaga (hermano de los legendarios integrantes de Los Golden Boy’s), entre otros actores de la época. Sin olvidarnos por supuesto de la famosa “Me Llaman Gorrión” con la chica de la nuevaola Regina Alcóver. Películas pícaras como Mazurca en la Cama o Malicia habían revuelto nuestra “ciudad jardín” (recuerdo que estaban restringidas, solo aptas para mayores de 21 y 28 años), mientras que mi querido Defensor Lima y el mítico pura sangre Santorín lograban triunfos, desde Chimbote Los Pasteles Verdes habían impactado con una nueva tendencia, etc.
Una banda huaralina se presentaba y alistaba una versión especial de Potión of love number nine, nuevamente la naturaleza lanza su voz de protesta para enviarnos un sismo de regular intensidad, la banda tropical Los Diferentes Keneddy’s amenazaba invadir nuestra ciudad con temas beat y Jean Paul “El Troglodita” editaba otro 45 con cierto mensaje a su manera. A finales de este año la banda Pax lanza uno de sus últimos suspiros adelantándose a la banda holandesa Golden Earring y Walter León & Los Ilusionistas realizaban extrañas fusiones antes de incursionar en la cumbia, etc.

Ya en la secundaria, recuerdo un especial de You en Canal 7, asimismo presentaciones de Roxana Valdivieso & Breeze, el trío Buena Suerte, Rholando del Castillo, Edith y creo que una de las últimas emisiones de un festival que no recuerdo… Es 1975 y rememoro los famosos “toques de queda” acaecidos por la huelga de los policías, que en principio fue a partir de las seis de la tarde y después fue corrido a las diez de la noche, pero la música continuaba su imparable ciclo con Patti Smith & Group que edita un cover de Gloria; el deporte peruano aún cosechaba logros a nivel internacional; una banda tropical registra una nueva versión del detonante "Cuarto oscuro" aquel tema que popularizaran los emblemáticos Zheros; cerraría para siempre el Drive-In y desaparecería el Winterland (nunca lo llegué a conocer), agrupaciones como Frágil, Excalibur, Esperma (Fernando Moya, Julio Collantes, Marcos Urtecho y Javier Raymundo Gala), Green Onions, Camelot, Trilogía, etc. iniciaban sus tocadas, algunas con más predisposición al rock progresivo en una Lima que se veía invadida por una nueva generación de bandas cumbiamberas por todos los flancos.




En plan de joda llegaba a nuestras manos literatura-revistas para adultos y la bíblica marihuana (los intermediarios eran nuestros compañeros mayores, sí aquellos que solían sentarse al fondo del salón de clases). El excéntrico Yose se animaba a editar un 45 rpm de acuerdo a sus ideales, la banda Sangre Joven llega a editar un LP con versiones del momento con las voces de Malena y Nancy Calisto, desde Huancayo La V Rebelión seguía dando que hablar con una versión en su estilo de un tema lento de Deep Purple. Los Blacanguay seguían haciendo sus travesuras; asimismo, sale a la venta sin hacer mucho ruido un 45 rpm plasmado por la mítica banda Sudamérica y retornan Los Dolton’s para editar un LP que contenía más temas propios con tendencias folk o nueva canción de la época e “influencillas de Jethro Tull”. Otras bandas como Los Beatnik’s, Marcial & Sus Estrellas e Imaginación arremeten con sus presentaciones y Puka Soncco, Alturas al igual que Tiempo Nuevo (Mónica Delta, Gonzalo Iwasaki, Chino Chávez, etc.) iniciaban un nuevo periplo pero ahora por el mundo de la Nueva Canción, etc.

Es verano de 1976 y se escuchaba en las radios capitalinas a la gordita Tina Charles, voy por el segundo año de media, cuando se llega a oír a la banda Alma Latina, donde la vocalista era Gloria Conti hermana de Jorge Conti. Lucy Villa resurge con un buen cover, Los Galax se vacilan con "Recordando un rock", Costa Azul plasma una versión de los míticos Golden Boy’s y You edita "Leave it". Sale a la venta la Revista vitartina Quipus. Un día lunes por la noche en el programa “100% pura música” y un viernes de la misma semana en ¿Atalaya? en un bloque nacional se oye por dos únicas veces "Carnaval electrónico" un temón, de ahí nunca más volví a oírlo en una emisora; Rholando del Castillo volvía con su banda Conmoción. Otro conjunto denominado Baduva lanza otro 45rpm; entretanto Roxana Valdivieso, Violeta Masko, Allmendra (a lo Joni Mitchell-Joan Báez), Leyla y Melissa se aprestan a grabar un par de 45 rpm.




Este año y el anterior fueron laboral y políticamente movidos, los obreros de la histórica Manufactura Nylon, El Hilado y la FAM bloquearon la Carretera Central, con resultados aparatosos, etc. Los conciertos de Rock Pesado no se hacían esperar con bandas como La Efigie, Opus Dei, La Mole, Clan Pop Nisei, Deus, Neurosis, El Opalo, Crisis, etc.; entretanto que Los Sander’s y el Grupo Santa Fe logran zafarse de la cumbia para registrar una balada-pop y un soul respectivamente, Los Radiantes de Mala realizan una versión muy a su estilo de un tema conocido por la banda argentina Séptima Brigada mientras que la TV con Yola Polastry y Mirtha Patiño nos seguían regocijando con sus programas (luego y antes había entremés con series como Ultrasiete, Príncipe Dinosaurio, Pasmarote, Leoncio & Tristón, etc.). Un día antes de la Navidad de ese año, en uno de mis primeros periplos ya casi juveniles, conjuntamente con mi madre llegué a conocer Marcazzolo y una súpertienda llamada Tía Kelinda. En la lejana Vitarte no existían estos supermercados, uno de ellos estaba por inaugurarse por la entrada a Ate. A finales de este año los Sex Pistols “arremeten” en un programa de la Tv inglesa y se burlan del presentador. Radio Panamericana presenta La Más Más en el cine El Pacífico y leo en un diario de la época la lamentable desintegración de la banda Red Amber, etc.

1977, Alex Acuña con Weather Report lanza Heavy Weather; Thin Lizzy pega con Dancing in the moonlight, a lo lejos se oye la llegada de dos producciones musicales, que iban a ser las más taquilleras de la década a nivel mundial y que llegarían a finales del año o a inicios del 78, pero a su vez Charles Chaplin y Groucho Marx se marchaban al mundo celestial. El Opio luego de un letargo musical se apresta a grabar su último 45, el ex-Yorks Pablo Luna se atreve a reemplazar en un tema al vocalista de Los Ecos, el inefable Kike Balarezo; Gladys Mercado graba una versión de Abba. Los Sherman’s Armonic Band y Yoshi & Luigi (cuentan que uno de ellos provenía de una banda nisei) salen del anonimato con otro 45 rpm, la banda folcklórica Nor Este de Yauyos graba en su estilo la archiconocida La plaga, pero llegaría desde el oriente peruano una banda que tenía la misma tendencia de La V Rebelión, ellos se venían a amenizar una fiesta de fin de año, pero lo interesante (la verdad es que en ese momento no le di la debida importancia, la rica cumbia estaba en su punto cumbre), fue que en esa tocada conjuntamente con dos bandas tropicales, se atrevieron a versionar algunos temas con tendencia más al rock. Primero fue la súper conocida Rock de la cárcel, siguieron con Agujetas color de rosa, Por ti estoy sufriendo y finalizaron con el emblemático "Demolición". Pero lo sugestivo, creo yo, fue a la semana siguiente, el “misterioso personaje” Víctor Cáceres Fuentes, dueño y locutor de Radio Éxito los invitó a su programa y en plena conversación se llegó a tocar la pista en vivo, incluso al día siguiente en pleno ranking del sello auspiciador se presentó nuevamente la canción. Cáceres se ofreció a apoyarlos, pero ahora solo quedará realizar el rastreo respectivo para saber si esto se llegó realmente a plasmar en vinilo o no. En mis peripecias de explorador compulsivo solo he podido ubicar un solo 45 rpm de este enigmático conjunto.

Por esa temporada se aparecieron en Vitarte los famosos “pisthacos”, suceso que causó cierto temor en la población y que generó el tener que salir en “mancha” a la calle a partir de las seis de la tarde; mientras esto sucedía, en Lima los grupos de rock seguían presentándose en el cuestionado Cecil Rock Club, en la hoy desaparecida Concha Acústica del Parque Salazar, en el Auditorio Santa Úrsula, en el San Antonio de Padua o en la Concha Acústica del Campo de Marte, etc; entretanto Panamericana Televisión emitía una película de Rock & Roll como presintiendo el fallecimiento del otrora rey, el gran Elvis Presley (creo que se llamaba “Generación del 55”). Se lleva a cabo un masivo paro nacional x el encarecimiento en el costo de vida, contrastando con esta álgida coyuntura el Grupo Celeste realiza dos buenas versiones de temas conocidos de la banda uruguaya Kano & Los Bulldogs y de la banda peruana Los York’s, el conjunto Y Griega (sí aquel clan de los hermanos Lara, que formaran parte de Los Felton’s y Libre Expresión) desde Chimbote plasman un buen 45 rpm; una solista peruana radicada en USA se alistaba para editar un tema disco. Se forma Nice, y Toillette Paper se aprestaba a grabar un tema propio, otra denominada El Camino (Patricio Romero Escobar) participaría en una tocada realizada en un lugar campestre por la zona de Zárate, de igual manera se popularizarían dos temas: Uno que sonaba en las tocadas llamado El mongolito y una en el disco, que era un mensaje contra el aborto: "No me mates mamá". A finales de este año se proyectaba lanzar un programa musical bajo la conducción de Zoilita Soriano; Plaza Sésamo nos seguía entreteniendo mientras Matia Bazar la “rompía” con Ma perche’?. Susana Baca y Richard Villalón se presentaban en diversas tocadas. La Gran Familia volvía con otro 45 rpm, de igual modo se sabe que Miguel Flores (ex-baterista de Loop’s), venía realizando fusiones inusitadas o dimensionalmente autóctonas, sin que lamentablemente haya quedado nada grabado. Si mal no recuerdo se construye un puente peatonal distinto a los demás, pero no se toma las precauciones necesarias, al poco tiempo de inaugurado se produjo un accidente lamentable que enluto a la colectividad vitartina, etc.

No recuerdo si la película FM se llega a estrenar en los cines de la capital, pero sí que algunos de los temas del álbum doble son difundidos en Onda Popular; Ramones suena con I wanna be sedated (ya los había escuchado antes pero no sabía quiénes eran ellos) conjuntamente con Rod Stewart que se metía compulsivamente al pop para ingresar a la Billboard. Es 1978 y Grease me impactó de sobremanera pero por la presencia de Olivia Newton John; una banda de los sesentas denominada Conjunto X graba "El Condor Pasa", Santiago Montoya regresa renovado con su agrupación; sale a la venta el n° 2 del Boletín Rock (¿Rock del Sur?) y dos bandas tropicales vuelven a “atacar” con un tema de Grease, la otra ensaya y se apresta a versionar temas de la Nuevaola Peruana, además de un tema emblemático de un conjunto ingles. Keith Moon, cumple su promesa de morir antes de llegar a ser viejo. Mientras que la agrupación argentina Crucis hacía de las suyas; Black Sugar reedita una versión de La camita, Génesis se escapa de lo netamente progresivo y se filtra en lo comercial con Follow you, follow me, Disco Club inicia su histórica emisión de videos y veo a Kraftwerk para después tomar toda mi leche, que era como se despedía Gerardo Manuel al cerrar su programa.
A su vez, por esos días Radio Miraflores organizó el recordado Festival de Rock Progresivo en Huachipa, solo recuerdo el afiche, por eventualidades personales no pude ir (al parecer esta tocada fue filmada totalmente por gente vinculada a alguna empresa auspiciadora, incluso fue “maleteada” por una revista extranjera especializada en “rock”). Escucho por primera vez en una emisora el tema "Carolina" de Los Dolton’s vía Musicalíssimo de Radio Victoria en la AM. Nuestra Diana García seguía dictando cátedra en el dial; The Cramps editaban su primer 45 rpm con una versión a su estilo de Surfin’ bird. La enigmática Susana Alcántara nos empezaba a envolver por las noches y Estación X se encarga de saturarnos con las canciones del momento. Etc graba un 45 rpm de buena performance, otras bandas como Filibuster, We, Soplo de Vida, Makarios, Time, Qrams, Kansas, La Crema, Zheta, etc. insistían con su titánica lucha por sobrevivir en el rock, así también Teléfono Público (de Chosica) y Generación 78 (de Vitarte) continuaban teniendo como fortín el cono Este. Llega a mis manos el libro El Derecho de la Mujer a tener dos hombres, Canal 4 vuelve a producir otro programa musical-entretenimiento; mientras Canal 5 transmitía desde el Coliseo Cerrado "Los Colosos del Catch" matizado con una cortina musical a cargo de The Surfaris ó The Ventures, y Los Muppets nos seguían vacilando con su show; estaba por estrenarse el largo metraje Calígula, pero la censura creo que no le dio pase libre. Bob Dylan nos seguiría aleccionando lanzando un tema con aires de la temporada y Daniel Aranda arremete con su melódico bolero-pop "Lamento de estudiante"; Luisa Brown ya estaba en camino gracias a la fertilidad asistida y en el mundial nuestra selección nos decepcionó al darle la manito a los locales para que sean campeones, ah este es nuestro querido país, creo que a partir de este episodio se empezó a joder ciertas cosas ligadas al deporte rey (es decir nada del otro jueves), pero finalizábamos con algo bueno: Desde el oriente Tony Marín & Los Tierra Roja registran en 45rpm una versión ‘78 de "La Casa del Sol Naciente", una pista muy diferente al del LP. No sé si esta palabra se habrá utilizado en otros lugares, pero a los que gustaban más del pop se les denominaba paperos o poperos y a los que les agradaba más la cumbia (puede ser mi caso) nos infundían términos como achoris, forajas, maleados o la clásica “chicheros” pero con una connotación diferente a la de ahora, etc.




The Cars lanza su nuevo LP que contenía "Shoo be doo" y el peruano J. Alberto Vargas Ch. (1896-1982) se encarga de su portada. Llegaba 1979, la nota 11 estaba en proyecto de ser reemplazada por la nota 12 y hubo una revuelta de los escolares de la época (el autor del artículo es apresado y detenido por más de cuatro horas en la Comisaría de Vitarte), recuerdo también del rumor que había dejado de existir Pilar Pallete, esposa peruana del mítico Marión Robert Morrison también fallecido; el líder político Víctor Raúl Haya de la Torre también se nos fue y la mini-grabadora Sony llegaba a nuestra Lima donde Doris Caballero realiza un cover en español de Abba (la historia cuenta que este cuarteto sueco, fueron los primeros en grabar en el sistema digital-CD); Pelo, Clímax y América realizan presentaciones esporádicas y Mardi Grass plasma una versión de Sui Generis, Los Machucambos incursionan a la balada-pop, Up Lapsus continúa presentándose en vivo (esta banda nace de la unión de grupos llamados Lapsus y Up) y se demoran mucho en grabar, no recuerdo bien pero creo que ellos tocaban siempre "El rock del huevón", asimismo casi todas las bandas ahora se presentaban en La Caverna luego de la desaparición del Cecil Rock Club. La serie infantil Marco se empieza a difundir y el elenco del Chavo del 8 llega a nuestra ciudad capital tras tres años de espera, recuerdo que las primeras emisiones fueron a través de Panamericana TV, luego la llegaron a pasar en el Canal 4; León Gieco lanza su tema más exitoso. Canal 5 se animó a pasar la promocionada historia y contenido del famoso Libro Azul. "Blank generation" aterriza a deshora y "Another brick in the wall" llega por la TV, pero a su vez Pink Floyd es “derribado” al ser versionado en una tocada por una banda tropical; desde Chimbote nuevamente otra banda hace noticia con otra versión de Bee Gees. Con mucha suerte me llegué a comprar el 45 de la banda francesa Belle Epoque "Miss Broadway", empero no tuve suerte con la pulenta "Hold on" de Ian Goom, y en la FM aparece con una señal muy débil Doble Nueve, pero en Vitarte casi no se podía escuchar. Asimismo se proyectaría la pronta inauguración del mítico No Disco (Miraflores), luego convertido en el No Helden (Centro de Lima), una banda miraflorina que no recuerdo el nombre hace una versión de "Killing an arab" un éxito de The Cure, El Trébol continúa con sus peripecias musicales. Este año nuevamente fue laboralmente movido, los obreros de la histórica fábrica Cromotex, bloquearon la Carretera Central, con más resultados desoladores, pero aterriza en Lima la agrupación Freeway con Jean Pierre Magnet y otra banda tropical se alistaba para versionar temas new wave, especialmente de la banda The B-52’s, etc. En circunstancias ajenas a la música, llego a conocer a Saúl Cabrera Calcín, personaje que daría mucho que hablar en el cuestionado Movimiento Subterráneo de los 80s. También se llegarían a formar La Fábrica, Anarquía, The Rollet’s, Tercera Oficina, La Pesada (Pochi Marambio), La Pandilla, etc., pero esto ya pertenece a otro plano de la historia.

Ah, me olvidaba que en el “oscuro lustro” también existían diversas Orquestas lideradas por músicos como el maestro Víctor Cuadros (aquel joven pianista que habría apoyado a Los Belking’s y a los Bossa 70 en alguna oportunidad), Luis Alva (ex-integrante de Los Snack’s), Otto de Rojas (ex-integrante de Los Hilton’s), del legendario Nilo Espinosa (ex-Bossa 70), entre otros, que interpretaban en su mejor estilo la música disco y las baladas de la época. No podíamos olvidarnos de la gente rockera que la conformaban. Aquí solo algunos ejemplos: Ramón Stagnaro, Saúl Cornejo, Wálter Fuentes, “Arrocito” Cruz, Oscar Stagnaro, Miguel “Chino” Figueroa, “Coco” Salazar, Manuel Cornejo, etc.

Algunos datos primigenios fueron proporcionados por una de las celebridades del rock en el Perú, pero que nadie a la fecha lo toma en cuenta, nos referimos al connotado empresario-animador de las matinales y productor de programas musicales en la radio (1962-1974): Héctor Gambarini Reyes, un personaje sesentero de la farándula limeña más conocido como el “Oso” Gambarini, hoy retirado del movimiento a la espera de algún homenaje en vida premio a su labor y aporte con respecto a la Historia del Rock hecho en el Perú.

Demás está decir que en nuestro país, en todos los departamentos, en sus provincias, en los distritos, en sus localidades, en la totalidad de barrios, en los cines (sería bueno recuperar algunos de estos recintos perdidos y acondicionarlos en Salas de Exposiciones, Rock-o-tecas, Discotecas ó “museos” de nuestra música; ojalá algún empresario visionario que guste del arte musical, tome en cuenta este pequeño esbozo), en las esquinas, en los callejones o en las quintas, en cada casa y en cada uno de nuestros congéneres de cada generación pasada se vivió la nuevaola a todo dar, la música que llenó a todos, pero que lamentablemente en nuestro querido Perú no se ha sabido guardar todas aquellas evocaciones.




Yo lo llamaría País Penélope, porque teje y desteje. Sí, en nuestro Perú la historia se inicia nuevamente y a cada rato, no tenemos memoria integral, la tenemos partida, segregada y así nunca llegaremos a nada. Todos nosotros queremos hacer prevalecer nuestros intereses en casi todos los aspectos.
Entendamos que “Si no hay historia no hay identidad”

Evocando y removiendo muchas cosas con Javier Raymundo Gala, el popular “Jipi Javier” ex-integrante de la banda Esperma, llegamos a esta conclusión:

“Lamentablemente vivimos acostumbrados a lacerarnos entre nosotros mismos, somos muy egoístas, paramos disparándonos a los pies o a caminar a tientas en una sociedad que todavía no aprende a conocerse tal como es. Dejemos de lado nuestras antípodas o nuestro apetito degradador, procuremos cambiar y si no queremos hacerlo tratemos de ejecutar nuestros proyectos pero sin joder a los demás”.
Tan solo así dejaremos de ser lo que un escritor alguna vez dijo: “En este país hasta la mosca se acojuda”.


FINAL

Aclaro que este opúsculo es netamente personal o mejor dicho un avistamiento desde Vitarte, donde alguna vez José Carlos Mariátegui invitado por la publicación sindical “El Obrero Textil” dijo: “Ahora que se exige adoptar por uno de los ismos, pues adoptemos el vitartismo”.

Siendo aficionado al periodismo de investigación y como vitartino pienso, que la súper migración también tiene sus bemoles, deja sus huellas imborrables, pero donde las autoridades del distrito encargadas de mantener el orden, la seguridad y la limpieza poco o nada hacen. No se trata de erradicar a los ambulantes quitándoles sus mercaderías, lo cual es sustento para sobrevivir ante la avalancha llamada “globalización” o “tercerización”, simplemente es empadronarlos o coordinar y ordenarlos para mostrar lo atractivo de nuestro distrito. El “señor alcalde” podrá respondernos esta interrogante: ¿Cuantos m2 de área verde x habitante tiene “su distrito”?


Muchos recuerdan al alcalde Gustavo Martínez Chutti y de las obras que realizó, pero Vitarte como tal (distrito de Ate) actualmente se halla muy abandonada, pese a ser uno de los más antiguos y pocos distritos que tienen un rico historial en todo aspecto, incluso tiene un vals y una marcha en honor a su bagaje histórico. Los invito a leer "Medio siglo de vida sindical" publicado en 1961 por Demetrio Flores y se darán cuenta que esta zona con las referencias que tiene no debería estar en las condiciones que actualmente se encuentra. Las autoridades no difunden el arte como debe ser, solo lo hacen en cada fase electoral; no hay un verdadero Centro Cultural Vitartino o algún Taller donde la nueva generación se entere de lo que pasó, la mayoría de ellos lo ignoran. Es una pena, Vitarte no posee lugar alguno donde guardar su historia política, deportiva, musical, etc., pero sin embargo en la Municipalidad de Ate todo marcha de maravillas esperando que los problemas los solucionen los propios vecinos, los mismos que en algún momento confiaron en un candidato mediático y etéreo ante nuestra pluralidad distrital. Dos frases famosas rezan asi: “Vitarte es un problema pero al mismo tiempo es una oportunidad” y “La renta es cosecha que no se siembra”...

De nuestra parte exigimos un homenaje o reconocimiento en vida, a todos los artistas vitartinos que se lo merecen sin duda alguna.

* * *
Un agradecimiento especial a mi madre, a mis hermanos, a Manuel Torrico Espinoza, al periodista representativo Arturo Salvador Vera (editor de la emblemática revista Quipus), a Víctor Puemape (Ovnis), Lily, Sebastián y Fabián Pérez (Escombros), al “El jipi” Javier y a Patricio Romero por los datos, ayuda memoria y registros ofrecidos para este articulo.
.

Quedaran cuestionamientos en el tintero, esto es solo un comentario de un aficionado; sé que hay profesionales en la materia, esperamos que los vitartinos amantes de lo nuestro y del arte en general despertemos y propaguemos lo que las generaciones pasadas hubieran deseado dejar para todos nosotros.

antarki_rock_indigo@yahoo.es

inca.rockbeat.agogo@gmail.com

ink_rocksatirusqayki@hotmail.com

.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hi:

Quiero uno igual para mi distrito, pero yo no soy de esa epoca, espero lo "escriba" alguien que recuerde detalles como lo hace este patin desde la zona este de Lima

Vamos SJMiraflores

Anónimo dijo...

Soy de esa epoca y no recuerdo casi nada,solo lo de los juegos y la nota 11,que buen memorex de esta gente,gracias por los datos que es para toda una generacion que ya somos casi tios,los chiquillos que van a saber de todo esto,para ellos su mundo esta en la computadora y punto.
Buen trabajo periodistico y nuevamente GRACIAS

NSQNC dijo...

distrito de ate vitarte

Martín Setentas dijo...

Hola promoción, también soy del 63 y toda ea época que rememoras la viví en el "purito Rímac"; sobre ese tema de Daniel Aranda que señalas y que como muy bien lo describes, melódico bolero-pop "Lamento de estudiante" me parece haber escuchado aproximadamente en el año 77 una versión más juvenil , tirando más para pop, pero nunca la he ubicado en la web, quizás la hayan versionado con otro título, ya que tienes buenas fuentes sí la ubicas se te agradecerá infinitamente la subas a You Tube. Gracias por tu excelente aporte y sobre todo concientizador tu llamado a registrar nuestra historia, lamentablemente cada cierto tiempo aparece gente que pretende borrar nuestra historia y refundar la nación.