1/1/13

Estas fueron las canciones más toneadas del año nuevo 1973

.
El balance de la música juvenil de 1972 dejó todos los números en azul. Los grupos y solistas consagrados conservaron su nivel de excelencia y nuevos artistas incendiarios hicieron su debut en vinilo. Revisemos a vuelo de pájaro aquella irrepetible cosecha del 72:

We All Together.
Manuel y Saúl Cornejo guardaron el Hammond y alentados por el ingenioso Manuel A. Guerrero iniciaron una nueva etapa con Carlos Guerrero en la voz, Ernesto Samamé en el bajo y Carlos Salom en los teclados. El Hammond, a buen recaudo, sigue esperando el regreso de Laghonía.




Tarkus. El LP de la portada negra ha superado la prueba del tiempo y continúa marcando pauta. Ellos eran, por orden de tamaño: Alex Nathanson  en el micro (1.90 m), Guillermo Van Lacke en el bajo (1.82), Darío Gianella en la guitarra (1.75) y Walo Carrillo en la batería (1.65).



Pax. El súpergrupo integrado por Enrique “Pico” Ego Aguirre  como compositor y guitar-hero, Miguel Flores como compositor y baterista, Pacho Orué como irrepetible cantante y Mark Aguilar como compositor y bajista coronaba su trayectoria con este LP presentado por todo lo alto en la insoportablemente exclusiva discoteca Unicornio (local de La Herradura), a la que solo se podía entrar con carnet de socio (10 mil soles de los de antes costaba solo la inscripción) o pasaporte de extranjería.

 

Los Pakines. El grupo rimense encontró su sonido elegante ese año e inmediatamente debutaron con algunos discos de 45 RPM. Uno de ellos traía “Amor de fantasía”, composición del primera guitarra  José Torres Liza, que quizás sea el tema nacional más irradiado de la década de los 70.

 

La sorpresa del año vino del puerto con Los Comandos. Su LP arrojaba 12 arponazos que incluía versiones de los LedZep, beats, undergrounds y un soul latino que cortejaba al tropical. Esta baladita peruana, “Decepción”, era bien pedidilla por los tórtolos de entonces:


Los Ecos. Los finalista, un par de años antes, del Festival de Conjuntos Musicales Modernos, impusieron en el verano 72 este temón: “Baila flaquita, baila”. En las sesiones de grabación participaron: Edilberto Cuestas (20 años) en la primera guitarra, Rudy León (20 años) en la segunda, Coré Cuestas (21) en los bongós, Raul Villalobos (18) en la tumba y quinto; y los aún escolares Roberto Suárez (18) y Richard Lancho (17) en el bajo, y timbales y batería, respectivamente.

 

Pero de entre todas las novedades aportadas por grupos como Aniceto y sus Fabulosos, La Semilla (con Frank Privette), Los Girasoles, Los Sideral’s, Toto y su Patrulla 72, Los Destellos, Paco Zambrano y sus Ratones, Popy y sus Pirañas, Los Orientales de Paramonga, los Diablos Rojos, etcétera, por acá nos quedamos con un LP que congregó en su grabación a músicos de los Steivos y Laghonía.

Hoy, 40 años después, Jean Paul “El Troglodita” y su “Vudú” permanecen incorruptos en nuestra historia musical. Recordémoslo con esta versión de un grupo mexicano:


Y sin embargo, la canción nacional más exitosa del año, la que se bailó en costa, sierra y selva y tarareó seguramente hasta el mismísimo Juan Velasco, la interpretó un cantante que abandonó el género criollo cuando probó de los frutos del twist. La fresquísima canción compuesta por Walter Fuentes con arreglos de Enrique Lynch y el mismísimo Rulli Rendo es ideal para llevarla a la playa y ponerla a todo volumen en un tocadisco pick-up. En CD o MP3 de preferencia no porque, como se explica acá, pierde mucha calidad.

Con ustedes, el tema del verano 1972… y tal vez se ponga de moda otra vez este 2013:



Y hablando del steivo Frank Privette…

(hh).

3 comentarios:

Fidel dijo...

toda la vida ustedes dando la hora con tanta buena data y mejor humor... Es cierto de lo del club ese donde tocó Pax?? Ké vomitivo comportamiento! O sea ke a los extranjeros se les daba pase solo por ser extranjeros??

Anónimo dijo...

Muy bueno,del año 73,pero falta el grupo el OPIO,con UNA BRUJA EN EL CUZCO,y ZULU con su tema COMO UNA ESCALERA.
saludos.
Augusto

javier dijo...

La canción "sacate las tabas", por más que hable de La Herradura, parece una evidente composición argentina ¿o no?